Blogia
QUIJOTEANDO

Bush se despide de América Latina

Bush se despide de América Latina

Por: Manuel E. Yepe

La acumulación de fracasos en la política de los Estados Unidos hacia América Latina durante el gobierno del presidente George W. Bush ha sido demasiado notoria para que puedan éstos ser desmentidos o justificados con solo un discurso, pero el mandatario estadounidense lo intentó en el foro anual del Consejo de las Américas realizado por estos días en el Departamento de Estado, en Washington.

Las debacles son contundentes:

La revolución cubana sigue allí, más sólida que nunca, con Estados Unidos en el mismo papel de jefe de una oposición interna que no logra levantar cabeza debido a su condición mercenaria.

El ALCA falleció y las variantes que se han ensayado para la imposición de una globalización neoliberal han demostrado, en las circunstancias específicas de cada una de ellas, que no sirven más que a los intereses de las grandes corporaciones estadounidenses y a unos cuantos oligarcas locales en los países donde se ensayan.

Prácticamente todos los procesos electorales que han tenido lugar en América Latina y el Caribe desde que comenzó en Venezuela la revolución bolivariana por la vía de los sufragios, han resultado en victorias de candidatos que no contaban con el apoyo, ni siquiera el visto bueno de los Estados Unidos. En los pocos que ganaron candidatos favorecidos por el imperio, los resultados fueron cuestionados enérgicamente y las violaciones cometidas han radicalizado el apoyo a la izquierda y otras fuerzas populares antiimperialistas.

En foros como la Organización de Estados Americanos, que ha sido catalogado como ’el gallinero del traspatio de los’ Estados Unidos’, la situación ha cambiado radicalmente. La reciente iniciativa del presidente de Ecuador, Rafael Correa, de crear una organización propia de los latinoamericanos y caribeños, sin los Estados Unidos, expresa la orientación del pensamiento político en la región.

Las presiones norteamericanas por abrir libre paso a los capitales de sus grandes corporaciones mediante la extensión de la economía de mercado a todas las áreas de los países de la región latinoamericana tienen cada vez más viento en contra.

Crece la oposición de los pueblos, ávidos de justicia social, a los procesos de privatización y a otras imposiciones neoliberales que suponen recortes presupuestales a la educación, la salud, la ciencia, la cultura, el deporte, la recreación y la asistencia social.

En su discurso sobre la política de su gobierno hacia América Latina en el foro, el presidente Bush reveló que el día anterior había sostenido una videoconferencia desde la Casa Blanca con tres ’líderes disidentes’ cubanos estrechamente relacionados con la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana, a quienes calificó de ’valientes’ e ’inspiradores’.

Respecto a algunas las medidas recientemente adoptadas por el gobierno cubano que la gran prensa corporativa estadounidense ha insistido en presentar como concesiones de Cuba en busca de un diálogo con Estados Unidos, dijo que no ve en ellas ’ningún cambio’ y que son ’gestos vacíos de reforma’, ya que Cuba sigue gobernada ’por el mismo grupo que ha oprimido al pueblo cubano por casi medio siglo’.

Insistió en que la política de EEUU hacia la isla ’no debe cambiar hasta que el pueblo de Cuba esté libre’.
Sin hacer mención al hecho de que Cuba, pese al bloqueo de Estados Unidos, encabeza ampliamente al resto de los países de América Latina en materia de acceso a la salud, educación, justicia social y lucha contra la corrupción, Bush aseguró que Estados Unidos podría brindar asistencia en esas áreas a los países de la región. Al abundar sobre este punto aclaró que para recibir esa asistencia habría que cumplir algunas condiciones: ’No es mucho pedir que un gobierno acepte la economía del mercado’ precisó Bush.

Pero a mi juicio quien se llevó las palmas en esa reunión al evaluar la región durante la administración de Bush, fue Condoleezza Rice, al declarar: ’yo diría que hemos sido testigos nada menos que de una revolución social en la mayoría de nuestro hemisferio en años recientes, y que su causa ha sido la democracia (…) esta revolución ha realineado la política en América Latina. Nuevos líderes han surgido tanto de izquierda como de derecha, líderes responsables, democráticos, que trabajan pragmáticamente para ampliar la oportunidad, reducir la pobreza y promover la seguridad’.

Agregó que ’no se trata de un giro a la izquierda, no es un rechazo populista a los mercados y el comercio, sino, de hecho, es la creación de un nuevo consenso hemisférico que dice que la democracia es esencial para el desarrollo social, político y económico de los pueblos de América Latina’. ¡Menudo eufemismo!
Obviamente, señaló que había ’excepciones’ en todo esto al respaldar lo expresado sobre Cuba por su jefe.
Lo que indudablemente no será excepción en el recuento de los desastres que dejarán a la nación estadounidense los dos períodos presidenciales de George Bush, serán los vínculos con América Latina, cuyos pueblos han logrado independizarse un poco más en respuesta a los atropellos, aunque ya asomen sobre nuestras naciones los cañones de la reestablecida IV Flota.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres